top of page

El anecdótico Mozart

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), por todos conocido por su apellido, fue un compositor austriaco considerado como uno de los más grandes genios de la música clásica, componiendo más de 600 obras, incluyendo óperas, sinfonías, conciertos y sonatas. Pero lo que mucha gente no sabe es que no solo su música ha sido admirada y apreciada por generaciones, sino que también es conocido por su agudo sentido del humor.


Una anécdota graciosa sobre este genio musical es cuando asistió a una fiesta disfrazado de mosquetero francés. Durante la noche, comenzó a tocar una sonata en el piano y nadie reconoció su identidad debido a su disfraz. Cuando terminó de tocar, todos lo aplaudieron y le pidieron que tocara más. Mozart, con una sonrisa en su rostro, respondió: "Lo siento, pero no tengo la autorización del mosquetero francés para hacer más música esta noche". La multitud se rió y aplaudió aún más fuerte, y Mozart se reveló como el verdadero autor de la música.


Otra anécdota ocurrió cuando Mozart estaba tocando en un concierto y se distrajo por una mosca que volaba sobre su partitura. En lugar de ahuyentarla, Mozart comenzó a improvisar una pieza musical para la mosca, que incluía una serie de notas altas y bajas para representar su vuelo. La multitud se rió y aplaudió, y Mozart finalmente logró ahuyentar a la mosca con su música.


Y se dice que una vez, Mozart estaba componiendo música en un café cuando un hombre se le acercó y le preguntó cuánto cobraría por componer una sinfonía para él. Mozart respondió rápidamente: "Diez ducados por la partitura y otros diez por tocarla tan mal que nadie la quiera escuchar de nuevo". El hombre se rió y se fue, pero Mozart demostró una vez más su sentido del humor y su habilidad para componer música sublime.


Estas anécdotas muestran el ingenio y el sentido del humor de Mozart, así como su dedicación y pasión por su arte. A pesar de su reputación como uno de los compositores más grandes de todos los tiempos, Mozart también era un hombre divertido y relajado que no se tomaba a sí mismo demasiado en serio. ¿No crees que te habría caído genial Mozart? ¡Seguro que hubiese sido el rebelde de la clase!

Comments


bottom of page