top of page

La inteligencia artificial y la composición están destinadas a entenderse. Con la irrupción hace poco más de un año de la IA generativa, se van produciendo cambios. Hasta ahora, no se disponía de una herramienta capaz de desarrollar un texto o una partitura. Sin embargo, una vez se han producido y han llegado al mercado, no hay forma de detenerlos.


Creatividad e inteligencia artificial, un tándem sorprendente

Pese a lo que puedas pensar, la inteligencia artificial generativa no tiene como finalidad acabar con la creatividad. Es muy probable que ocurra todo lo contrario, es decir, que la potencie, la acelere y la haga más accesible. Esto último puede sonar extraño, pero una herramienta como ChatGPT es excelente para hacer lluvias de ideas. Aunque no seas una persona con una imaginación desbordante, la máquina te ayuda a amplificar la que posees.


Sin embargo, es frecuente encontrar ciertos temores y reticencias hacia la nueva tecnología. Se piensa que destruirá empleo, algo que es verdad, pero a cambio de crear mucho más. Y, en este punto, los artistas se encuentran entre los grupos profesionales que recibirán un mayor impacto. La IA puede ayudarte a plantear el esquema de un texto, a desarrollar una historia u ofrecerte una imagen. Solo tienes que darle unas indicaciones e ir puliendo.


La música con IA también está dando sus primeros pasos. Ya existen herramientas que te permiten crear canciones de unos pocos minutos de duración. Como ocurre con otros casos, basta con que indiques varias características. Por ejemplo, el estilo de la pieza, el ritmo y otros factores que han de tenerse en cuenta para alcanzar el producto final.


Como ves, el impacto de la nueva tecnología se va a notar en prácticamente cualquier expresión artística. Y el resultado está siendo interesante. Cuando combinas la IA con un profesional experimentado, los ciclos de trabajo se acortan y la imaginación se dispara.


Inteligencia artificial y composición, ¿cómo están conviviendo?

La IA generativa resulta de gran utilidad para la composición musical. Hasta ahora, si querías desarrollar una pieza, sus sonidos estaban en tu cabeza. Necesitabas plasmarlos en papel o en un programa informático para luego interpretarlo. Sin embargo, ahora puedes acelerar los pasos dando unas pocas indicaciones, todas ellas de acuerdo con lo que sientas.


Aunque sean vagas en un primer momento, no importa. La máquina es capaz de ofrecerte un producto sobre el que puedas empezar a trabajar. No tienes por qué bajarlo al papel, ya que dispones de una primera muestra. A partir de este punto, solo hay que introducir mejoras. De hecho, cabe la posibilidad de emplear estas herramientas como una fuente de inspiración y de exploración.


Como no requieres tocar los instrumentos ni realizar mezclas, puedes dejarte llevar. La inteligencia irá incorporando todo aquello que quieras integrar, por raro o estúpido que parezca al principio. Existe la posibilidad de crear ritmos, melodías base o patrones en muy poco tiempo. Siempre podrás incluir cambios durante el proceso de creación, ya que eres libre de hacerlo.


Eso sí, aunque parezca sencillo, resulta indispensable que entiendas lo que estás haciendo. Esto es, los conocimientos que precisarías para componer o tocar un instrumento siguen siendo útiles. Sin ellos, los resultados serán pobres, pues la máquina solo ejecuta tus órdenes. No crea en sentido estricto, sino que recurre a los datos con los que ha sido entrenada para darte una respuesta.


¿Está en juego el futuro de la música?

En términos generales, la respuesta es un rotundo no. El sector seguirá existiendo, aunque es muy probable que atraviese una transformación. Su profundidad, consecuencias y resultados no se pueden conocer, ya que todavía no se han producido. Los cambios deben ir sucediendo y siendo asimilados en todas las áreas en las que generen efectos.


A su vez, es indispensable resolver diferentes puntos relacionados con la tecnología. Uno de ellos tiene que ver con los efectos que causan los derechos de autor, un problema complejo que exigirá un gran esfuerzo. Recuerda que la IA generativa utiliza ingentes cantidades de datos para entrenarse. Cuando se usan aquellos que están protegidos sin permiso, tienen lugar daños que hay que compensar.


Ante este y otros inconvenientes, procede desarrollar una legislación sólida, la cual va dando sus primeros pasos. Por ejemplo, la Unión Europea ya ha creado una normativa para regir la inteligencia artificial y sus aplicaciones. Se pone especial énfasis en que la tecnología sea segura, pero también transparente. Así, se obliga a que el contenido creado por una IA generativa indique el origen de la producción.


Es decir, cuando ChatGPT, por ejemplo, genere un texto, tendrá que aparecer que la herramienta lo ha creado. Asimismo, las empresas dueñas de las aplicaciones deberán publicar resúmenes de los datos utilizados. Es imperativo mostrar si se han empleado datos que estén protegidos por los derechos de autor. El objetivo es garantizar la máxima transparencia y evitar abusos.


¿Van a desaparecer los compositores humanos?

Al igual que en la pregunta anterior, la respuesta corta es un no. El ser humano es una pieza fundamental para la composición musical, así como en cualquier otra área. Piensa que sin personas no existiría la música ni nadie que la escuchara. Ahora bien, con la aplicación de la tecnología llegarán cambios, que como ya sabes son impredecibles. Quizás los robot compositores se conviertan en el estándar de la industria, pero es poco probable.


Pese a que la IA generativa es sorprendente, reclama supervisión humana y la introducción de nuevos datos. Y no es capaz de alcanzar la creatividad, ya que no puede pensar. Tan solo reconoce patrones y aporta una respuesta que llega a ser muy precisa. De momento, las personas siguen siendo fundamentales para desarrollar nuevos estilos y piezas. La única diferencia, al menos en la actualidad, es que existen nuevas herramientas para la creación musical.


Como ves, la inteligencia artificial y la composición seguirán estando en manos humanas. Las nuevas herramientas propiciarán una revolución de consecuencias imprevisibles. Aunque el futuro sea incierto, en EsMúsica seguimos apoyando, formando e incentivando el talento humano. Gracias a nuestros cursos, te preparas tanto para el presente como para el futuro. ¡Descubre lo que hacemos por ti!

Los lugares icónicos del jazz te permiten adentrarte en la historia de este género musical. Desde hace más de un siglo, sus ritmos han cautivado a incontables personas. Además, ha conseguido influenciar tanto a otros géneros como a la propia cultura popular. Prepárate para conocerlo a fondo.


El jazz, una música para los sentidos

El jazz es un género musical que se originó a finales del siglo XIX y que se desarrolló a lo largo del XX en los Estados Unidos. Sus inicios los encontrarás en la ciudad de Nueva Orleans, donde se creó una forma de expresión artística que combina elementos de diferentes continentes.


Breve historia del jazz

Sus orígenes tuvieron lugar a finales del siglo XIX entre los esclavos afroamericanos del sur de los Estados Unidos. Cuando se reunían en una celebración, cantaban y tocaban diferentes instrumentos de percusión. Sin embargo, con el tiempo se les prohibió el uso de instrumentos, lo que les limitó a la voz y las palmas. Aunque no todo estaba perdido, ya que la restricción no afectaba a la plaza del Congo de Nueva Orleans.


A principios del siglo XX, el jazz empieza a tomar forma de la mano de figuras como Buddy Bolden. Se van integrando numerosos instrumentos, como la corneta, el trombón o el violín. De este modo, surgió el estilo de Nueva Orleans, que también ganaría adeptos entre blancos y criollos. Estos añadirían sus influencias dando origen al Dixieland.


Con el paso de las décadas, se va extendiendo por el resto de Estados Unidos. Llega a Nueva York y Chicago en los años 20, en los 30 nace el Swing con su improvisación y en los 40 el Bebop. Igualmente, aparecen las grandes bandas de músicos y figuras esenciales. Entre ellas, destaca el trompetista Miles Davis. En los siguientes decenios, el género se mezclaría con otros, como la música electrónica, para mantener su frescura y vitalidad.


Importancia del jazz para la historia musical

La importancia del jazz radica en su capacidad para adaptarse y evolucionar. Esto queda de manifiesto en la gran cantidad de estilos y subgéneros que han derivado de él. Algunos no son tan relevantes, pero otros como el soul han ganado entidad propia. Además, se convirtió en uno de los primeros géneros propios de Estados Unidos, que es fruto por completo de las peculiaridades del país.


Norteamérica es y ha sido un crisol de culturas, creadas por innumerables azares históricos, lo que se ha traducido en una mezcla de estilos. Al fin y al cabo, el jazz toma la vitalidad de los ritmos africanos y la despliega en infinidad de instrumentos de las orquestas de Europa. El resultado es un estilo con una personalidad fresca, dinámica y que sigue dando pie al virtuosismo.


Características del jazz

Una de las características esenciales de este género es que se basa en la improvisación y la libre interpretación. Esto se traduce en que sus intérpretes no siguen las partituras de manera estructurada. Sin embargo, para no caer en el caos, los músicos ejecutan los temas dentro de un marco armónico. Así, pueden dar rienda suelta a su talento, pero sin perder el ritmo.


Junto con lo anterior, es un género que permite que lo interprete una sola persona, un trío, cuartetos o grandes bandas. Se trata de una muestra más de su flexibilidad y capacidad para adaptarse.


5 lugares icónicos del jazz internacional

Como has visto, la historia del jazz se ha desarrollado en lugares muy específicos. En ellos, y pese a las condiciones iniciales, se dio rienda suelta a la imaginación humana. El resultado es un estilo que, si bien no vende mucho, está presente en todo el planeta. Por ejemplo, existen varios animes japoneses, como Cowboy Bebop, cuya banda sonara cuenta con canciones del género.


Nueva Orleans

Es la ciudad que vio nacer al jazz a finales del siglo XIX. En la actualidad, cuenta con decenas de clubs en los que es posible escuchar a las mejores bandas. Como no podía ser de otro modo, se organizan itinerarios turísticos y cruceros temáticos. Además, existe un museo en el que se conservan fotografías, discos, manuscritos y grabaciones originales.


Nueva York

En pocas décadas, Nueva York se convirtió en una de las ciudades claves para la música. En sus locales, como el Cotton Club, del cual no queda nada, se dieron cita grandes artistas y bandas. Asimismo, el barrio de Harlem es considerado el segundo epicentro del género, donde encontrarás el afamado Teatro Apollo. Pero si quieres ver clubes especializados, no dejes de visitar la cercana Greenwich Village.


La Habana

El género llegaría a La Habana en los años 40 y se adaptó muy rápido. De hecho, pronto surgió el jazz cubano o el latin jazz. Hoy en día existen locales, como el Jazz Café del centro comercial Galerías Paseo, que guardan la tradición local.


Montreal

También llegó pronto a esta ciudad canadiense, tanto como en los años 20. La razón es muy curiosa, dado que Montreal se convirtió en un reclamo para los estadounidenses tras aprobarse la Ley Seca. Su consecuencia directa fue la aparición de numerosos clubes amenizados con el género musical del momento. En la actualidad, la localidad alberga el festival internacional de jazz más grande del mundo.


París

Francia fue uno de los primeros países europeos a los que llegó el jazz. Lo hizo en los años 30 y no tardó mucho en echar raíces. Tras la Segunda Guerra Mundial, se desarrolló una potente escena que atraía a músicos americanos. Hoy siguen existiendo numerosos clubes, como el Sunside, el Duc des Lombards o Studio de l'Ermitage.


¿Quieres convertir tu población en un destino de jazz?

La historia del jazz aún se está escribiendo y tu localidad podría ser el siguiente gran referente. En EsMúsica nos encanta este género y, por ello, prestamos numerosos servicios relacionados. Organizamos conciertos temáticos, espectáculos especializados y formamos a futuros músicos. A través de una cuidada planificación y ganas, cualquier lugar de España puede dar el salto.


Los lugares icónicos del jazz te muestran un poco de su historia. Desde finales del siglo XIX, el género ha ido evolucionando y cambiando, pero sin perder su esencia. Recuerda que en EsMúsica te ayudamos a montar cualquier espectáculo para dar a conocer este estilo. ¡Cuéntanos tu idea!

Un técnico de cultura es una figura importante. Su trabajo se centra en mantener vivas las diferentes expresiones culturales de un lugar. Desde la música hasta los yacimientos arqueológicos, su labor no debe minusvalorarse. Al fin y al cabo, sin ellos perderías una parte fundamental de lo que eres: la historia de tu localidad.


¿Qué es un técnico de cultura municipal?

Es un profesional que está especializado en la gestión cultural. Se encarga de poner en valor las diferentes manifestaciones de la cultura local, las cuales son muy variadas. Puedes encontrar expresiones artísticas como la música, la pintura, la escultura o la arquitectura. Pero también otras como los restos arqueológicos o muestras de las tradiciones del lugar.


Como ves, se trata de un profesional que se encarga de cuidar de una parte importante de la personalidad de una comunidad. Sin la historia y las diferentes manifestaciones culturales, sería muy difícil generar un sentimiento de pertenencia y arraigo. Así, gracias a la labor de los técnicos, se evita que se pierdan bailes tradicionales, canciones y todo tipo de muestras de creatividad humana.


El trabajo diario de un técnico de cultura municipal: retos y satisfacciones

El trabajo de un técnico cultural engloba funciones muy variadas. Buena parte de ellas tienen un carácter creativo y dinámico, pues tiene que tratar de captar la atención del público. Esto se manifiesta a través del diseño de actividades y proyectos socioculturales enfocados a diferentes personas. Desde niños hasta mayores, es esencial que les ofrezca algo que les pueda interesar.


También se encarga de diseñar estrategias y materiales de promoción para difundir los proyectos culturales. Es un trabajo que implica la planificación de una serie de actividades que permitan alcanzar un objetivo. Además, organiza programas socioculturales y acciones relacionadas, siempre ajustadas a un presupuesto específico.


Una vez planteadas las estrategias, programas y actividades, es el técnico quien los supervisa y evalúa. Comprueba que los equipos de animadores y monitores llevan a cabo sus tareas y analiza los resultados. De este modo, puede establecer las mejoras que estime oportunas para futuros eventos. Por tanto, es una figura esencial que se hace cargo de numerosas responsabilidades.


Incluso tiene la responsabilidad de promover los principios de igualdad, respeto y solidaridad en las actividades. Gracias a ellos, consigue aumentar el valor de las acciones que desarrolla. Al fin y al cabo, serán aptas para cualquier público, a quien se tratará con la debida deferencia.


Asimismo, no hay que olvidar que el trabajo del técnico no se realiza de manera aislada. Es indispensable que permanezca en contacto con los museos y otros espacios culturales. También coopera con los principales actores relacionados con el turismo y las áreas relacionadas del ayuntamiento. Así, podrá efectuar sus tareas de una forma efectiva y exitosa.


¿Cuál es el perfil habitual de estos profesionales?

Para empezar, el técnico es una persona a la que le gusta la cultura en un sentido amplio. Dispone de conocimientos en diferentes áreas, como la historia, el arte, la música o el folclore local. Gracias a esta comprensión, puede llevar a cabo proyectos culturales.


Junto con lo anterior, es un profesional que dispone de buenas habilidades de comunicación, planificación y organización. Ten en cuenta que va a tener que desarrollar estrategias y actividades que luego llevará a la realidad. Tanto para darlas a conocer como para explicarlas a la comunidad debe actuar de una forma efectiva. De lo contrario, su labor podría no resultar tan interesante o coherente.


Otro aspecto importante del perfil es la creatividad, una forma de pensar de mucha utilidad. Es la que le permitirá dar con estrategias de promoción novedosas y efectivas, por ejemplo. Le ayudará a sacar a relucir los puntos fuertes de las expresiones culturales de una localidad. Pero siempre ligándolas con los intereses y necesidades del público.


¿Cómo se planifica y ejecuta un programa cultural desde el ámbito municipal?

Como te puedes imaginar, la planificación y ejecución de un programa cultura se desarrolla a través de varias fases. Para llevarlo a cabo, se necesita efectuar una investigación de la situación cultural de la comunidad. Luego se evaluarán las preferencias de la población y sus necesidades principales. Así, se establecen las bases para la definición de objetivos.


En buena medida, los objetivos son la guía que orienta todo el programa, pero no pueden plantearse de cualquier manera. Tienen que ser medibles, alcanzables, específicos, relevantes y acotados en el tiempo para que sean útiles. Si no se actúa de tal modo, es probable que se acabe con una lista de aspiraciones poco o nada concretas.


Después de fijar los objetivos, se diseña un programa enfocado en cumplirlos. Para dicho fin, el técnico establecerá actividades y eventos, como actuaciones o itinerarios por una ciudad. Tras esto, el profesional puede solicitar un presupuesto, que vendrá de las arcas municipales, y de realizar tareas de promoción. Asimismo, seguirá el desarrollo de los planes que cree para mejorarlos en futuras ediciones.


Ejemplos de proyectos culturales exitosos liderados por técnicos de cultura municipales

Un buen ejemplo de gestión cultural es el Plan integral Casco Histórico del Ayuntamiento de Zaragoza para dar importancia a esta zona de la ciudad. Existen varios proyectos:

  • Barrio de cuento. Es un proyecto que nació en 2013 en Zaragoza y se realiza en su casco histórico. Dura un fin de semana y busca ofrecer un ocio familiar saludable en un entorno único.

  • Encuentro de payasos. Se celebra el último fin de semana de abril en varios lugares del casco antiguo. Engloba actuaciones, talleres y teatros.


EsMúsica y los técnicos de cultura

En EsMúsica queremos ayudar a la gestión cultural y a los servicios musicales para ayuntamientos. Para estos fines, ofrecemos asesoría musical y cultural en forma de consultoría u organización de eventos. Además, contamos con servicios orientados a dar cursos o campamentos, así como desarrollar de conciertos y actuaciones.


Damos apoyo a cualquier técnico de cultura, que como has visto es una figura esencial. Gracias a su labor, se mantienen vivas tradiciones que podrían perderse. Pero también se encarga de potenciar nuevas ideas e innovaciones. En EsMúsica ofrecemos diferentes servicios de calidad a estos profesionales. ¡Descúbrelos!

bottom of page